mejores discos de 2017

Me gusta hacer listas.

En mi canal de YouTube publiqué listas de los mejores cuentos, los mejores podcasts y los mejores libros de narrativa que leí en 2017.

Aquí me concentraré en la música, una de las cosas más estimulantes de la vida.  (Aquí pueden leer las listas de 2016, 2015, 2014, 2013).

Este año casi fui a pocos conciertos. En parte por los niños, en parte por los precios, en parte porque las multitudes comienzan a agobiarme: envejezco. Pero vi algunos conciertos maravillosos, como la noche en la Plaza de la Trinidad, durante el Festival de Jazz de San Sebastián, en el que coincidieron Donny McCaslin Quartet (para los que no son aficionados al jazz, es el grupo que acompañó a David Bowie en la grabación de su último disco, Lazarus) y el grupo de Kamasi Washington, que es el saxofonista más loco y original que he escuchado en mucho tiempo. (Su disco, Memory of Disgrace, entre lo mejor del año).

En el mismo festival, también vi a Macy Gray y a Gregory Porter: buenísimos.

Otro concierto divertidísimo fue el que dió Marinah (ex Ojos de Brujo) en la plaza Mercé Sala durante las fiestas de mi barrio, Poblenou. Rumba catalana de primera en un espacio íntimo, vecinal.

Y por supuesto, el conciertazo de PJ Harvey en el Poble Espanyol. Su banda es redonda, perfecta. (Y sus últimos dos discos, geniales). Lo curioso es que no había en el público casi nadie menor de 35 años. Y yo empecé a sentirme como uno de esos rucos forevers que siguen usando flequillo y escuchando a Deep Purple. ¿Por qué hay artistas excelentes que no trascienden su propia generación?

Discos femeninos

Hay dos canciones de este año que suelen hacerme llorar. Ambas son interpretadas por mujeres, aunque no podrían ser más distintas: Psyche 16, de Chelsea Wolfe y Love, de Lana del Rey.

No bromeo cuando digo que me hacen llorar. Y sin embargo, no alcancé a trascender estos sencillos con sus discos completos.

Otro disco femenino extraordinario es Los Ángeles, de Rosalía. Voz flamenca con la guitarra reducida al mínimo.

En ondas más roquera, me gustó mucho el debut de Jen Cloher (esposa de Courtney Barnett) y Habit, el EP de Snail Mail, aunque no es de este año, sino de 2016.

Y el Premio No-Debería-Gustarme-Pero… se lo lleva Natalia Lafourcade con su disco Musas.

Discos ruidositos

Los Planetas, como siempre, sacaron un discazo: Zona temporalmente autónoma. Y Slowdive, leyendas del shoegaze, volvieron a publicar un disco después de veintidós años. Para completar este trío de harta distorsión y armonías curiosas, el último de Godspeed You Black Emperor, que se llama Luciferian Towers.

Discos de rucos

Una de las mejores noticias del año es que Neil Young abrió todo su archivo  para escucharlo por streaming. Todo. No sólo se trata del legado musical de uno de los músicos que más me emocionan, sino todo lo que lo acompaña: fotos, hojas escaneadas, apuntes, etc.

Archivo de Neil Young

Archivo de Neil Young

Este año escuché mucho de esos discos, sobre todo lo que hizo a finales de los sesenta-principios de los setenta: Bufallo Springfield, Stills Crosby Nash and Young, y sus discos solitarios, particularmente  After de Gold Rush y Harvest, que nunca se acaban y que suenan más actuales que nunca.

Robert Plant también sacó un disco muy bueno: Carry Fire.

Y este año también pude conectar con Artaud, el disco legendario de Pescado Rabioso, la banda de Luis Alberto Spinetta. Por alguna razón, nunca había conectado con Spinetta. Hasta ahora. No podía dejar de ponerlo una y otra vez, en el verano.

Discos favoritos

Pero ya puestos a escoger cuáles discos son mis favoritos, cuáles creo que prevalecerán, escojo dos.

En inglés: Cigarretes after sex.

Este disco me produce una tristeza dulce, similar al de algunos de mis discos favoritos de años pasados, como el Morning Phase de Beck o Carrie & Lowell de Sufjan Stevens.

Y en español: Exquirla (Para quienes aún viven)

Este proyecto une el flamenco vanguardista de Niño de Elche + el ruido de Toundra, una banda de rock instrumental + los textos del poeta Enrique Falcón. Está emparentado con algunos de los mejores discos que fusionan el flamenco con el rock, como Omega de Enrique Morente y Lagartija Nick y, por supuesto, La leyenda del tiempo, de Camarón y Veneno, de Kiko Veneno.

Si te interesa, puedes seguir la playlist de Spotify que he hecho con canciones de estos discos.

¿Y a ti qué discos te gustaron este año?

2

José Miguel Tomasena

Escritor, periodista, profe. Autor de La caída de Cobra (Tusquets, 2016). Co-guionista de Retratos de una búsqueda. Premio Bellas Artes de Cuento San Luis Potosí en 2013 por ¿Quién se acuerda del polvo de la casa de Hemingway. En este momento realiza una investigación etnográfica sobre booktubers en lengua española.

2 thoughts on “Discos del año (2017)

  1. L Ponciano 6 meses ago

    Para quienes aún viven de Exquirla, está rompe huesos y el 16 Psyche de Chelsea Wolfe, chingonazo.
    Te recomiendo el Cost of living de los Downtown boys y Agua ardiente de los Espiritus, de lo más perro en 2017, para tu servilleta.

    1. jmtomasena 6 meses ago

      Gracias por comentar, Luis. (Es tan raro: ya nadie comenta en los blogs; toda la conversa se fue al Feis…)
      Le echaré una escucha a tus recomendaciones. Muchas gracias.